27 marzo 2015

Tipos de sonrisa

Canción del post: Lily Allen - Smile

Buenos días amig@s,

No se a vosotros pero a mi me encanta la gente que siempre sonríe, quizá porque yo soy una de esas personas...y aunque a veces parezcamos un poco bobalicones, creo que esa actitud es muy positiva.

Os pongo un ejemplo: ¿Alguna vez habéis ido a una tienda y os ha tocado que os atienda una dependienta frustrada? te acaba transmitiendo su hastío y sales hasta de mala gana. Sin embargo, llevo tiempo practicando el contagio contrario, y aunque no siempre funciona, suele darme buenos resultados. Intentad sonreír a esa persona y sed simpáticos, la mayor parte de las veces se relajan, y así ,ambos os despedís con otro sentimiento mucho más positivo.

Otra cosa que me sale, quizás por vergüenza, es sonreír a la gente que se me queda mirando...muchas veces provoca que cree simpatía y me hable más gente de la cuenta, pero no pasa nada, me encanta hablar...

El otro día en la cama, me quedé pensando en mis cosas y me di cuenta de que me estaba sonriendo a mi misma, y me puse a pensar la variedad de sonrisas que podemos tener en nuestro día a día, por eso os hago una recopilación de algunas que tengo captadas por la cámara.

La primera de las sonrisas para mí es una de las más especiales, es una sonrisa de ternura y admiración, aquí estoy con uno de mis ángeles de la guarda, y con nuestra mirada y sonrisa nos comunicábamos.

 
Como no podía ser menos, está la sonrisa de felicidad, en este día no pude para de sonreír y cuando lo hacía era para llorar de la emoción, y creo que aún así seguía sonriendo. De momento, ha sido el día más feliz de mi vida, y encima pude pasarlo rodeada de los míos, ¿qué más se puede pedir?


Jajajaja, bueno cada vez que veo esta foto paso de sonrisa a la risa, esta es mi sonrisa de complicidad, y ¿qué mayor complicidad que la de un hijo con sus padres?


Una de las más bonitas, la sonrisa de inocencia e ilusión, aquí os dejo una foto de mi primer cumpleaños, ya que esa sonrisa es muy típica en la infancia, también hubiese valido cualquier otra foto abriendo los regalos del Olentzero, pero sólo quería poner una. Es una pena que cuando crecemos ya no tenemos tantas posibilidades de captarla, por eso me encanta disfrutar de la vida y emocionarme con las cosas, para sacarla cuantas veces puedo...


No se a vosotros pero a mí se me pueden sacar los colores, y aunque parezca que no tengo mucha vergüenza, aquí tenéis mi sonrisa de vergüenza, una de las más típicas, (mirada baja y mejillas sonrosadas la caracterizan).

 
En esta ocasión no salgo en la foto, pero en este contraste de azules se puede ver la tormenta que se acercaba a la isla. Recuerdo el trayecto de vuelta a nuestro hotel, en una balsita que hondeaba en alta mar, donde previamente nos habían dicho que había tiburones... creía que íbamos a volcar fue horrible, sin embargo, ahí que me dio mi risa-sonrisa nerviosa y bueno... se hizo algo más ameno...


Esta foto tampoco es mía, pero pensando en el bebé de mi amiga, me acordé de una foto, en la que tenía sonrisa de satisfacción, y he querido reflejarla con este bebé de internet. Transmite tanta paz y tranquilidad, que da gusto ver como se alargan las comisuras de sus labios indicando lo a gusto que está.


Además, os dejo unas frases que colgué en mi ordenador del trabajo cuando me quitaron las muelas, ya que cada vez que sonreía me tiraban los puntos y fui muy consciente de todo lo que lo hacía.




Espero que os haya gustado la entrada de hoy y me digáis alguna de vuestras sonrisas favoritas.

Besitos y amor,

Paula

4 comentarios:

  1. Que post mas bonito!! Has acertado con cada foto.
    Yo creo que no sonrio tanto como podría, creo que es por timidez jijijij

    ResponderEliminar
  2. jijiji Me alegro de que te haya gustado. Yo es que la timidez es uno de los mayores motivos para sonreír, ¡¡¡aprovecha que tienes los dientes perfectos!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu aportación, sin ti esto no funcionaría